Casa del Tibet

Noticias

THEKOOTNEETI.COM: Thubten Wangchen, la voz del Tíbet para el espacio hispanoparlante

THEKOOTNEETI.COM: Thubten Wangchen, la voz del Tíbet para el espacio hispanoparlante

10 JULIO, 2018
El monje budista fundador de la “Casa del Tíbet” en Cataluña visitó Argentina. Thubten Wangchen, miembro del Parlamento del Tíbet para la Unión Europa generó vínculos en Buenos Aires con la prensa, la comunidad académica y con centros de estudios. Es la voz más representativa del Tíbet para todo el mundo hispanoparlante. Accedimos a su testimonio, no para conversar de la filosofía budista, sino para conocer la posición del Tíbet, su reclamo, su relación con India y sus quejas sobre China.

Pregunta: Venerable Monje tibeteano Thubten Wangchen, nos gustaría comenzar por preguntarle qué lo trajo a la Argentina.
Vn. Thubten Wangchen: Es la tercera vez que vengo a Argentina. En esta oportunidad vine por la invitación de una escuela de filosofía y psicología Aztlan, de Buenos Aires, quienes me invitaron a dictar un curso por el cual viajé a la Argentina.
También a través de los esfuerzos del Dr. Suarez, quien es el Cónsul de la India para el interior del país. Queremos dar a conocer la realidad, cultura, filosofía del Tíbet y la defensa por los derechos humanos. Como así también mi experiencia de vida.

Pregunta: Tenemos entendido que ha vivido situaciones muy particulares, ¿puede contarnos su historia de vida?
Vn. Thubten Wangchen: Mi nombre es Thubten Wangchen y soy monje tibetano. Cuando tenía 5 años el gobierno chino invadió mi país. Luego tuve que exiliarme a Nepal, la India, siendo un refugiado. Me escapé con mi padre porque mi madre fue asesinada por la invasión china. Fuimos alrededor de 80 mil tibetanos los que escampamos.
Yo he sido un niño mendigo, sin dinero, sin alimento, sin casa; pero gracias al gobierno indio y Dalai Lama he tenido educación. Una política muy humanitaria del gobierno de la India se trató de buscar a los niños perdidos de las calles y brindarles educación y asistencia social. La India nos dejó ser tibetanos sin pasaportes, nos dio protección y libertad. Con esa libertad pude estudiar, aprender y seguir mi cultura, mi tradiciones, idioma y costumbres.

A los 16 años he decidido ser monje y he tenido mucha suerte, porque pude entrar al monasterio privado de Dalai Lama para estudiar con él, ese fue el mejor regalo en mi vida. Cuando tenía 27 años, en 1982, años me trasladé a Barcelona, gracias a unos hippies españoles que estaban interesados en recibir enseñanza de la filosofía budista, la meditación, el yoga. Ellos buscaban alguien que hablara inglés, es ahí cuando me invitaron a ir. Yo lo consideré una oportunidad para aprender español, ya que ningún tibetano lo habla. Interpreté que se podría tratar de una posibilidad para dar a conocer la filosofía y cultura budista a todo el espacio hispanoparlante. Entonces, con autorización del Dalai Lama, viajé a España. De esta forma, he podido montar la fundación de la casa del Tíbet en 1994, un centro cultural.

Pregunta: una pregunta esencial que nos gustaría compartir es, para que nuestro pública sepa, ¿cuál es el pedido concreto del Tíbet? ¿A qué grado de autonomía aspiran tener?
Vn. Thubten Wangchen: Tíbet tiene una larga historia, hace 2145 años desde el primer rey. Tíbet nunca ha sido un territorio chino, China es un país vecino. Tenemos un propio gobierno, moneda, idioma, bandera, hasta que en 1959 China cuando nos invadió. Hemos perdido nuestro país y nación. Ahora, políticamente, el Tíbet pertenece a China.
Con el Dalai Lama y los 150 mil refugiados en India, soñamos en volver pronto. Pero en realidad, después de 60 años, todavía la comunidad internacional y las Naciones Unidas no hacen nada y el Tíbet sigue en la misma situación. Allí hay 6 millones de tibetanos y ahora casi 8 millones chinos, este desbalance es peligroso ante el temor de perder la identidad tibetana y perder el idioma tibetano, porque están obligando a aprender el idioma chino.
Hemos luchado para conseguir un Tíbet libre, pero a través de las negociaciones. Entre los exiliados y quienes luchamos en diferentes partes del mundo, hemos debatido acerca de nuestro pedido. Nos hemos preguntado qué era mejor, si pedir por una independencia, autodeterminación o autonomía. La mayoría hemos acordado por conseguir una autonomía y no una separación de China. No se trata de etapas de ningún proceso de nada, sólo una autonomía de libertad de religión, educación, de movimiento y respeto a la madre tierra. Es la voluntad de la mayoría de los tibetanos, decidida en forma democrática.
Pregunta: actualmente, ¿cómo está el proceso de negociación o dialogo con China?
Vn. Thubten Wangchen: actualmente no hay nada. Eso refleja que no hay espíritu de diálogo. Desde 1978 hasta el 2007 hubo 8 o 9 rondas de diálogos, pero después han pasado 10 años con intentos frustrados de volver al diálogo y aún no lo hemos logrado. Nosotros, los tibetanos, estamos preparados para dialogar, pero el gobierno chino no nos da la oportunidad.

Pregunta: sobre la respuesta de los organismos internacionales, ¿podría contarnos del trabajo de las Naciones Unidas al respecto?
Vn. Thubten Wangchen: la ONU es gran valor para la comunidad internacional, pero hoy no tiene fuerza en muchas causas, en el caso del Tíbet, no hay capacidad de acción porque enfrente está China. En el mes de marzo de año yo convoqué en la puerta de la ONU en Ginebra, a 8 mil personas pidiendo para que China acepte un diálogo con el Dalai Lama sobre el respeto a los derechos humano y filosofía del Tíbet. Pero no hemos sido escuchados.
Algo similar sucede con el Parlamento Europeo, tenemos contacto con grupos parlamentarios y eurodiputados, pero hoy China tiene grandes negocios y sus nexos comerciales con Europa, una cuestión que pareciera estar por sobre nuestra causa.

Pregunta: ¿qué sucede con Estados Unidos? Con Obama se trató dar atención a la causa tibetana. ¿Qué expectativas tiene ahora con la etapa de Trump?
Vn. Thubten Wangchen: el caso de Estados Unidos es de mucha relevancia en este asunto. Todos sus presidentes, desde Jimmy Carter a Bush padre, Bush hijo, Clinton, Obama; todos recibieron al Dalai Lama. Ahora Trump, él todavía no lo recibió ni tampoco habla o da lugar a hablar de nuestra causa. Sabemos que el asunto del Tíbet no está en prioridad de su agenda.
Sin embargo, en los últimos días vimos una noticia, el senado estadounidense aprobó el pedido al gobierno chino para que renueve el dialogo con el Dalai Lama y que la prensa libre pueda ir al Tíbet.

Pregunta: ¿nos puede decir cuál es rol de la India o que importancia ha tenido para el Tíbet?
Vn. Thubten Wangchen: India tiene una posición muy clara sobre el Tíbet y Dalai Lama. Mantiene una línea de protección al Tíbet desde hace un tiempo largo más allá de quién sea su presidente. Tengamos presente, ambas naciones tienen diferendos territoriales irresueltos, además de ser dos actores de peso en Asia que desarrollan una competencia geopolítica. Pronto, ambos líderes van a reunirse, Narendra Modi viajará a China. En India, hay grupos políticos que apoyan al Tíbet, esperamos que tengan nuestra causa entre los puntos de agenda.

Pregunta: y nos interesa saber también sobre el sucesor de Dalai Lama. Sabemos de su edad avanzada, de su estado de salud. Y la pregunta es porque hay discusión que gira sobre la elección del sucesor al líder actual del pueblo tibetano, si se decide en alguna capital occidental o si emerge desde qué formato que tenga en cuenta la voz de autonomía de su gente.
Vn. Thubten Wangchen: sobre esto, no tenemos preocupación. Pronto el Dalai Lama cumplirá 84 años, su salud es realmente buena. Él se comprometió a vivir 100 años, y en breve anunciará cómo será el proceso de sucesión. Dejará todo claro, porque sabemos que el gobierno Chino tiene intenciones de intervenir, de nombrar a un falso “Dalai Lama”. Por ello, la única postura que nuestro pueblo va a respetar será la que provenga del dictado del Dalai Lama.

Pregunta: Hemos sido testigo del auge del budismo, su popularidad por el mundo ha crecido notoriamente. ¿Esto ha generado más adhesión política a su causa, gracias a la filosofía o que el público puede conocer más de la realidad del Tíbet?
Vn. Thubten Wangchen: El budismo no busca atraer adeptos, el budismo es una filosofía donde cada uno tiene libertad, el budismo como filosofía mueve a muchas personas en occidente. El mensaje es la libertad, muchos católicos se identifican con el budismo, no hay contradicciones.
Hay personas que tras conocer nuestra filosofía y el carisma del Dalai Lama conocen más realidad tibetana, eso es ciertamente así. Pero también hay quienes no se involucran con la filosofía, pero si con la cultura tibetana. No podría cuantificar como Uds. me preguntan, si a causa del acercamiento a nuestra filosofía más gente adhiere a nuestra causa; es que no es ese el objetivo.

Pregunta: China, en estos tiempos, tiene un objetivo que es llevar a cabo la Nueva Ruta de la Seda. ¿Tiene algún impacto para el Tíbet?
Vn. Thubten Wangchen: Mundialmente se sabe que China es una potencia que se expande a través de la conectividad regional en Eurasia. China quiere incluso ser el dueño del mundo y con sus formas y estilo invade los países a través del “Made in China”. La ruta no va a tener mucho éxito porque India no lo acepta. India es un país más gigante que China. China quiere controlar todo Asia, esto el gobierno India lo sabe. Por eso no durará mucho su éxito porque su base es una dictadura, en estos tiempos, hay un auge de China, pero no será sostenible en el futuro. Los propios chinos, presionarán sobre otro modelo.

Pregunta: En función de comprender más acerca de la situación tibetana, ¿nos puede decir a qué caso de la política internacional se parece la situación del Tíbet?
Vn. Thubten Wangchen: Tíbet no es lo mismo que Cataluña, ni Cachemira, ni Escocia, tal vez podemos encontrar algunas proximidades a lo que ha ocurrido en Sahara Occidental. Nuestra situación tiene 60 años, mientras que hay conflictos irresueltos en el mundo que datan de largo tiempo. Tíbet tiene pruebas de la agresión de China, incluso la ONU misma desde Ginebra tiene informes que comprueban la existencia concreta de una invasión.
Como resido en Barcelona, conozco al anterior presidente de Cataluña y al actual, conversando con ellos, percibí que comparaban su cuestión con el Tíbet, pero no es lo mismo; contrario al Tíbet, Cataluña tiene un nivel muy alto de autonomía. Nosotros hemos sido invadidos. Aprovecho a decir que yo no estoy ni a favor ni en contra de la independencia de Cataluña.

Data noticia: 
Lunes, 23 Julio, 2018
Tipo: 
Notícia sobre la Casa del Tíbet