Casa del Tibet

Noticias

TCHRD: Mis palabras no están contaminadas por las mentiras y el engaño

TCHRD: Mis palabras no están contaminadas por las mentiras y el engaño

TCHRD - Tibetan Centre for Human Rights and Democracy
Por Gartse Jigme
30 de mayo de 2013

El monje y escritor tibetano encarcelado  Gartse Jigme,  insta al gobierno chino a llegar a Su Santidad el Dalai Lama y escuchar las demandas expresadas por los autoinmolados, como un primer paso hacia la creación de un Tíbet verdaderamente armonioso y estable donde el respeto a los derechos y libertades tibetanos reemplace a la opresión y el sufrimiento.

Este ensayo aparece al final del segundo volumen de su libro, "Tsenpoi Nyingtop" (El Valor del Rey), que fue publicado este mes en la India después de que el autor fue condenado a cinco años de prisión. Él está detenido en un lugar no revelado.

Sobre el libro, Gartse Jigme escribe:

Durante la publicación de este libro, tuve que soportar mucho dolor. Las lágrimas bañaban mi corazón. Para los verdaderos valores de la verdad, la justicia, los derechos, la igualdad, la paz y la armonía, sacrifiqué todo y escribí este libro, que es una fuente de alegría para mí. Es mi esperanza para el futuro. El libro no es en absoluto la intención de demostrar mi heroísmo. Este libro es una manera de llorar una vez por el sufrimiento de mis antepasados. El libro no está escrito para probar mis credenciales académicas. Es una manera de derramar lágrimas por el dolor y sufrimiento de mis compatriotas. Para ser honesto, no soy un héroe. No soy un erudito. No soy rico. Yo no soy nada. En medio de las olas de la verdad y la justicia, lloré una vez por  el sufrimiento de mis compatriotas.

A continuación el ensayo completo traducido y editado por el Centro Tibetano para los Derechos Humanos y la Democracia (TCHRD, por sus siglas en inglés) de la versión original en tibetano:

Mi sentido llamado al gobierno chino - Gartse Jigme

Si yo no tengo el derecho de expresar mis puntos de vista, entonces no hay ningún propósito para que yo exista como ser humano. Así que voy a expresar mi opinión, [de lo que creo que es] la verdad última, hasta que muera. Con todas las habilidades que tengo, voy a hablar de la verdad del sufrimiento del pueblo tibetano con el gobierno chino. Desde que el gobierno chino es responsable del sufrimiento del pueblo tibetano, es el único que puede ayudar a poner fin a este sufrimiento. Con lágrimas en los ojos, yo sinceramente pido al gobierno chino que ponga  fin al sufrimiento que causa a los tibetanos.

Permítanme explicar la verdad de la cuestión [de otra manera]. El famoso erudito chino, Jei Xin Ling, dijo que con el fin de crear una sociedad armoniosa, hay que crear un espíritu armonioso. Del mismo modo, con el fin de crear la paz y la armonía entre las naciones, las nacionalidades, los estados y entre el gobierno y los ciudadanos, debe haber confianza mutua, respeto recíproco, solidaridad mutua, y demás. Oprimiéndose unos a los otros, maldiciéndose entre sí y ridiculizándose, nunca crearán verdadera armonía. Tal situación es como [el conflicto] entre el fuego y el agua.
Simplemente afirmar que el resentimiento y los conflictos entre las naciones, las nacionalidades, los estados, los gobiernos y los ciudadanos, deben resolverse pacíficamente no es suficiente. [Hay que trabajar en esto]. Por lo tanto, en lugar de demonizar siempre a Su Santidad el Dalai Lama al llamarlo “el bandido Dalai y separatista” Beijing debería encontrar otras formas de resolver el conflicto sino-tibetano,  a satisfacción [de ambas partes]. Como chispa, todo conflicto debe ser cortado de raíz antes de que se salga de control y [todo arda]. Estoy expresando este sentimiento de genuina preocupación.

No importa cuánto uno trata de ocultar los hechos históricos, ellos van a surgir un día. En esta era del siglo 21, la conciencia del pueblo tibetano se despertó, mientras los meses y los años pasan. Las oportunidades para manipular y engañar a los demás se están volviendo cada vez más escasas. Por lo tanto, solo siendo sinceros entre sí  en lugar de caer en actos de manipulación, se puede tener confianza y unidad. Si uno se dedica a la reflexión sincera, se dará cuenta de que hay una justificación histórica válida atrás del resentimiento del pueblo tibetano. La mentira y el engaño, por lo tanto, no pueden someter a millones de personas todo el tiempo.

Durante la década de 1950 y la Revolución Cultural, decenas de miles de tibetanos fueron asesinados y encarcelados. Muchos murieron de hambre. Estos son hechos históricos. Nadie puede acabar con ellos. Incluso en el siglo 21, los tibetanos no han logrado la igualdad de derechos para su propio idioma, el comercio, la política y el trabajo ambiental. Tales [desigualdades] son claramente visibles a simple vista y han causado mucho resentimiento en los corazones del pueblo tibetano. Por lo tanto, desde 2008, una serie de protestas no violentas han sacudido a la meseta tibetana. De hecho, más de 90 tibetanos se han prendido fuego en un acto de protesta trágica. Por estas razones, el gobierno chino debe encontrar una solución viable para mitigar el resentimiento del pueblo tibetano. Las armas y los vehículos blindados, el encarcelamiento y la tortura, la demonización y maldiciones nunca tendrán éxito en la pacificación del pueblo tibetano. Prediciendo estos incidentes, y en un aparente deseo de superarlos, Phunstok Wangyal presentó una buena petición al [entonces] presidente chino, Hu Jintao. Este último, sin embargo, no le prestó ninguna atención. Como resultado de ello, todos tenemos que asumir las consecuencias en la actualidad.

No hay una sola persona que no piense en la [importancia] de vida. Que alguien sea capaz de sacrificar su vida significa claramente que está atravesando un dolor insoportable. Para cualquier tipo de dolor, siempre hay medicamentos que pueden aliviarlo. Sería bueno si encontráramos el medicamento. Como tibetano, que pasó a ser un ciudadano de la República Popular de China, he expresado el verdadero dolor y el sufrimiento de mi pueblo con el gobierno chino. Sin embargo, aquellas personas que para ganarse el favor de las autoridades superiores,  a través de su charla engañosa  manipulan a las masas constantemente diciendo mentiras, son como una jauría de lobos y demonios llenos de mentiras y engaños. Estas personas devoran el dinero del gobierno y tragan la sangre y el sudor de las masas. Ellos nunca hacen un trabajo en beneficio de la gente, sino que gastan todo su esfuerzo y tiempo para obtener ganancias personales. Entre estas personas, tenemos tulkus (lamas reencarnados) y también funcionarios tibetanos. Nunca piden a las autoridades superiores [aliviar] el sufrimiento del pueblo tibetano. Tal circunstancia es responsable de que las políticas reales de arriba no se manifiesten entre las masas.

Tengo la esperanza de que, en vez de engañar a las autoridades superiores y oprimir a la población, ellos deben sinceramente llamar  la atención de las autoridades superiores sobre los problemas reales que enfrentan las masas. Ellos deben hablar sobre los verdaderos deseos y aspiraciones [de las masas], y poner en práctica las disposiciones de la Constitución [sinceramente]. Creo que la adopción de tales medidas será útil en el alivio de las tensiones.
En el corazón de más del noventa y nueve por ciento de la población tibetana, Su Santidad el Dalai Lama mora como un rayo de sol. Por lo tanto, ningún tibetano aceptará la demonización constante de Su Santidad el Dalai Lama. Esta demonización es insoportable para los tibetanos. Ellos harán todo lo posible para resistir. Si la democracia realmente existe, entonces el gobierno chino debe tomar muy en cuenta los deseos y anhelos de más del noventa y nueve por ciento de la población tibetana. Se deben llevar a cabo las negociaciones, ya sea con Su Santidad el Dalai Lama o sus representantes, para que Su Santidad pueda regresar a su patria. Este esfuerzo  reducirá el conflicto.

Como tibetano, sobre todo como un monje, he expresado mi más sincera opinión al gobierno chino. Mis palabras no están contaminadas por las mentiras y el engaño. He expresado el sufrimiento de mi gente honestamente. He escrito algunos ensayos que demuestran el dolor que está en el corazón de la población tibetana. He gastado mi propio dinero para que algunos de mis ensayos se publiquen. El hecho de que no he sucumbido al miedo de ser encarcelado y torturado por un régimen oscuro que no ve la realidad, y el propósito de decir la verdad, es la esperanza de una verdadera paz y armonía real, carente de conflictos sangrientos.

En resumen, el gobierno chino, en vez de ridiculizar y denunciar el sufrimiento insoportable y trágico del pueblo tibetano, debe hacer esfuerzos para averiguar la causa [de la tragedia], teniendo en cuenta las justas y verdaderas leyes del karma. Con una mente abierta y liberal, se deben llevar a cabo negociaciones con Su Santidad el Dalai Lama, por lo que las dos demandas de los tibetanos al autoinmolarse puedan cumplirse: 1) el retorno de Su Santidad el Dalai Lama al Tíbet 2) los auténticos derechos de autonomía para toda la población tibetana. Tengo una fe firme de que si Beijing cumple con estas dos exigencias, la dolorosa y trágica cuestión del Tíbet se resolverá. Sin embargo, si el gobierno chino sigue mandando a través de la represión violenta, mientras las masas siguen el camino de la rebelión y las protestas,  la situación podría salirse de control, lo que podría provocar conflictos más violentos y sangrientos [en el futuro] . Con el fin de evitar [tal eventualidad], con lágrimas en los ojos, he enviado este llamado a Beijing a través del viento.-

Data noticia: 
Martes, 4 Junio, 2013
Tipo: 
Altres notícies