Casa del Tibet

Noticias

LA GRAN ÉPOCA: Este monje tibetano perseguido por su fe no guarda rencor hacia sus verdugos

LA GRAN ÉPOCA: Este monje tibetano perseguido por su fe no guarda rencor hacia sus verdugos

Los tibetanos fueron perseguidos por el Partido Comunista Chino (PCC) desde 1949 y su difícil situación fue denunciada por activistas de derechos humanos en todo el mundo. Millones de tibetanos se ven privados de los derechos humanos básicos y de la libertad en su patria

LA GRAN ÉPOCA 26/09/2017

Este monje tibetano perseguido por su fe no guarda rencor hacia sus verdugos
Compartir

Basado en la verdad, la justicia y la no violencia, el movimiento de libertad tibetano es una de las pocas protestas pacíficas en este mundo. El Partido Comunista Chino (PCCh) es muy consciente de la fuerza de este movimiento, por lo que dentro del Tíbet utiliza la represión y la violencia, y fuera del Tíbet utiliza la propaganda. Los tibetanos que se pronuncian en contra del régimen chino son encarcelados y torturados, a veces incluso hasta la muerte.

La historia de Palden Gyatso, un monje budista tibetano, es notable porque da testimonio de la resistencia del espíritu humano y de la fuerza de la civilización tibetana.

Crédito: Facebook | Dharma Eye

Después del levantamiento tibetano de 1959, Gyatso fue arrestado por funcionarios chinos por negarse a comprometer sus creencias religiosas. Fue arrestado por protestar y pasó los siguientes 33 años en prisiones chinas y campos de trabajo.

En la cárcel, sufrió las formas más brutales de tortura a manos del régimen chino. Algunas de las experiencias más horribles que Gyatso encontró a manos del PCCh fueron compartidas en la página de Facebook  Historias de Dharamsala.

Gyatso recuerda que en septiembre de 1990, un funcionario chino tomó un dispositivo de descarga eléctrica y se lo puso en la boca. Y después de que cayó inconsciente, los funcionarios lo golpearon tan fuerte que se despertó cubierto de orina, heces y sangre. A pesar de todas las torturas, Gyatso nunca dejó de cumplir con las enseñanzas pacíficas de su fe, y el aspecto más sorprendente de su resistencia fue su falta de resentimiento hacia los atormentadores.

Crédito: Facebook | Milla Agai

En 1992, Gyatso fue liberado y escapó a Dharamsala en la India. Consiguió llevar consigo algunos de los instrumentos de tortura utilizados en su contra como prueba de los crímenes cometidos por el régimen chino. Desde entonces dedicó su vida a exponer las atrocidades del régimen comunista, y en 1995, incluso testificó ante un tribunal de las Naciones Unidas.

Sus memorias “Fire in the Snow” (Fuego en la nieve) fueron publicadas en 1997 y se encuentran entre las obras más destacadas de la literatura sobre tortura y supervivencia.

La situación de los derechos humanos en China es preocupante en la actualidad

El régimen comunista no limitó sus actos de tortura y persecución a los tibetanos. Más bien, con el paso de los años, la persecución de otros grupos religiosos como los uigures y las iglesias cristianas se intensificó. Más notablemente, la persecución de Falun Dafa (también conocida como Falun Gong), una práctica pacífica de auto-mejoramiento y meditación, es el caso más grande y severo de violación de los derechos humanos en el mundo actual.

China sigue siendo un Estado autoritario de partido único que frena sistemáticamente los derechos fundamentales. El historial de China en materia de derechos humanos fue objeto de duras críticas a lo largo de los años, con países como los Estados Unidos, Canadá y miembros de la UE condenando y expresando conjuntamente su preocupación.

El PCCh a menudo reacciona agresivamente para silenciar las críticas a su historial de derechos humanos ante los organismos de la ONU. La creciente influencia de China sobre el mundo debe ser abordada, ya que es uno de los principales factores que permite a China comprar silencio internacional sobre sus críticos de derechos humanos.

Data noticia: 
Miércoles, 27 Septiembre, 2017
Tipo: 
Altres notícies