Casa del Tibet

Noticias

EL MUNDO: GAP, última empresa extranjera en pedir perdón a China para evitar males mayores

EL MUNDO: GAP, última empresa extranjera en pedir perdón a China para evitar males mayores

ISMAEL ARANA
Hong Kong
16 MAY. 2018
(leer texto original)


Dos empleados trabajan en una tienda de la firma GAP en Hong Kong. REUTERS

Si para Mercedes-Benz fue citar al Dalai Lama en un post de Instagram y para la cadena hotelera Marriott fue referirse a Tíbet y Taiwán como países independientes en una encuesta a sus clientes, el desliz que ha puesto a la textil Gap en el punto de mira de los consumidores chinos ha sido poner a la venta unas camisetas con un mapa de China que algunos consideraban incompleto, algo que ha llevado a la firma estadounidense a pedir perdón y retirar ese producto inmediatamente para evitar males mayores.

"Gap Inc. respeta la soberanía y la integridad territorial de China. Nos hemos enterado de que una camiseta de la marca Gap que se vendía en algunos mercados extranjeros no reflejaba el mapa correcto de China. Nos disculpamos sinceramente por este error involuntario", aseguró la empresa en un comunicado publicado el lunes en su cuenta de Weibo, el Twitter chino.

Este acto de contrición público llegó después de que un usuario del servicio de microblog publicara una fotografía de la prenda en cuestión en una tienda de Canadá diciendo que varios territorios reivindicados por China, incluido el sur de Tíbet, la isla de Taiwán y el mar de China Meridional, habían sido omitidos, lo que generó cientos de quejas de consumidores chinos.

 

Durante los últimos meses, China no ha dudado en tirar de las orejas a aquellas compañías extranjeras que, de una manera u otra, contravienen la posición del Gobierno comunista en sus disputas territoriales.

Sus esfuerzos por controlar la terminología de las firmas foráneas son particularmente intensos en cuanto detectan el menor atisbo de un posible apoyo a un Taiwán independiente, una isla autogobernada que Pekín considera parte indisoluble de su territorio.Y es que es dificil obviar las nefastas consecuencias que puede acarrear para las empresas con aspiraciones en uno de los mercados más golosos del mundo no bailar al son que marca Pekín.

En enero, los reguladores del país ordenaron a Marriott cerrar su página web y su aplicación móvil durante una semana por referirse a Tíbet, Macao, Hong Kong y Taiwán como países independientes en una encuesta, lo que provocó llamamientos a boicotear a la cadena hotelera. Acto seguido, Marriott se disculpó asegurando que no apoya a ningún movimiento separatista y eliminó el cuestionario.Animados por aquel éxito, los internautas chinos comenzaron a rastrear la red en busca de nuevos infractores.

Delta Airlines y Zara fueron sus siguientes objetivos -ambos citaban a Taiwán y Tíbet como países en sus páginas web-, lo que llevó a las dos a pedir perdón y actualizar la información contenida en sus dominios.

Otro de estos episodios tuvo lugar a principios de este mes, cuando el Gobierno chino pidió explícitamente a 36 aerolíneas -algunas de ellas con base en Estados Unidos- que depuraran sus páginas web para eliminar cualquier referencia a Macao, Hong Kong y Taiwán como países independientes. En esta ocasión, la Casa Blanca tomó partido y emitió un duro comunicado criticando la petición. "Este es un sinsentido orwelliano y parte de una tendencia creciente del Partido Comunista chino de imponer sus puntos de vista políticos sobre los ciudadanos estadounidenses y las empresas privadas.

Los esfuerzos de China por exportar su censura y corrección política a los estadounidenses y al resto del mundo libre serán resistidos", aseguraba el texto.Pero lejos de dar un paso atrás, el Gobierno chino respondió diciéndoles a las compañías extranjeras que obedecer las demandas oficiales chinas sobre cómo referirse a estos territorios es el precio a pagar para poder hacer negocios en China. "(Las empresas) deben respetar la soberanía e integridad territorial de China, respetar las leyes chinas y respetar los sentimientos nacionales del pueblo chino", concretó un día después el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang.

Por ahora, American Airlines y United Airlines, dos de las 36 compañías que fueron amonestadas, han rechazado cumplir con la petición de Pekín.Ante esta situación, cabe preguntarse cómo reaccionará el gigante asiático, cuya Administración de Aviación Civil ya ha amenazado con promulgar sanciones administrativas contra las aerolíneas que no cumplan. También existe la posibilidad de que se produzcan llamamientos a boicotear a estas empresas, como ya se hizo con la surcoreana Lotte por proveer los terrenos para la instalación de un sistema de defensa de misiles que Pekín no quería ver instalado en el país vecino.

Teniendo en cuenta que se espera que para 2022 China supere a Estados Unidos como el mercado de viajes aeréos más grande del mundo, hay analistas que estima que las consecuencias podrían ser devastadoras para aquellas que osen seguir con su desafío.

Data noticia: 
Miércoles, 16 Mayo, 2018
Tipo: 
Altres notícies