Casa del Tibet

Actividades

Exposición 'El Éxodo', de Ángel López Soto, en el Centro Cívico de Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

Exposición 'El Éxodo', de Ángel López Soto, en el Centro Cívico de Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

Exposició 'L'Èxode', d'Àngel López Soto, al Centre Cívic de Vilanova i la Geltrú

El Centro Cívico de Vilanova i la Geltrú presenta del 1 al 15 de diciembre “Tíbet, el éxodo”, una exposición de fotografía organizada por la Fundación Casa del Tíbet (Barcelona), y a la cual ha colaborado la Diputación de Barcelona. La exposición podrá verse a partir del día 1, pero la inauguración será el 4 de diciembre a las 19h, a cargo del director de la Fundación Casa del Tibet, Ven. Thubten Wangchen, que hará una charla sobre la cuestión tibetana.

La muestra recoge una colección de fotografías de Ángel López Soto en que se documenta gráficamente el drama del exilio tibetano. El autor emprendió su proyecto fotográfico “Tíbet, el éxodo”, en diciembre de 1997. Hasta hoy el autor ha llevado a cabo más de una treintena de viajes a India y Nepal, países donde residen la mayoría de los más de 120.000 tibetanos exiliados en el mundo, según un estudio del Tibetan Demographic Survey de Dharamsala.


Ángel López Soto
(Buenos Aires, Argentina, 1952) estudió periodismo y publicidad, ha residido en Londres, Amsterdam, Zúrich e Ibiza y, desde 1987, vive en Madrid. Sus reportajes y retratos, que lo han llevado a trabajar en una veintena de países de África, Asia y América latina y a sumergirse en las culturas y geografías diversas, han sido publicados por diarios y revistas de España y de todo el mundo, además de haber merecido numerosos premios, entre los cuales el prestigioso Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña, de Médicos del Mundo.

Tíbet, el éxodo
En marzo de 2019 se cumplirán sesenta años de la fuga del Tíbet del Dalai Lama debido a la invasión china que provocó la muerte de 1.200.000 tibetanos. Medio siglo después, y según un informe de Human Rights Watch, las autoridades chinas siguen viendo al Dalai Lama como un separatista y al budismo como un apoyo para sus propósitos. Por eso el Gobierno limita el número de monasterios y monjes, interfiere en la selección de los líderes monásticos, prohíbe la celebración de ritos tradicionales y dirige campañas de reeducación basadas en la oposición a Dalai Lama.

Los sospechosos de separatismo son severamente condenados, como el caso de dos monjes de Sichuan sentenciados a once años de prisión para hacer ondear la bandera tibetana. En las escuelas se restringe el uso del tibetano y hay negligencia en la enseñanza de la historia y la cultura autóctonas, mientras que los funcionarios no toleran las escuelas privadas tibetanas. Las oportunidades de trabajo favorecen la población china que se ha instalado en el Tíbet. La transferencia de población se ha acelerado con la llegada del nuevo tren y el desarrollo tecnológico del país.

Por estas y otras razones, los tibetanos continúan huyendo a Nepal y India. Muchos son niñas y niños enviados por sus padres para estudiar en las escuelas tibetanas en el exilio. Muchos otros son monjes y monjas que huyen de la represión religiosa y se dirigen a los monasterios fundados en India y Nepal para continuar con sus estudios y prácticas religiosas.

Refugiados
El número de representantes de etnia tibetana presentes al Comité del Partido Comunista de Lhasa, capital del Tíbet, ha descendido. El Comité Local del PCC está liderado por políticos chinos de la etnia mayoritaria han. En el más de medio siglo de ocupación china ningún tibetano ha ocupado el máximo lugar de responsabilidad política en Tíbet, el de secretario general del PCC.

En 1959 el Dalai Lama, después de su fuga, estableció la Administración Central del Tíbet (CTA- sigla del Gobierno Tibetano en el Exilio) en Mussoorie (India); posteriormente trasladada a Dharamsala, su actual sede.

Los principios fundamentales del exilio tibetano, la no-violencia y la democracia genuina, es reconocido y respetado por parlamentos de todo el mundo y por millones de personas. El 14 de junio de 1991 se redactó la Constitución en el exilio.

El Gobierno en el Exilio ha hecho de la educación una prioridad. A través del Departamento de Educación se administran 80 escuelas en India, Nepal y Bután, 30 de ellas fundadas y gestionadas por el Gobierno indio.

En total, se atienden a unos 30.000 niños y niñas. Sólo el Tibetan Children’s Village de Dharamsala administra 17 escuelas con más de 17.000 menores.

Fuente: http://www.lopez-soto.com/tibet/

Día y hora: 
Mañanas: lunes, martes y viernes de 10 a 12 h. Tardes: de lunes a jueves de 17 a 20 h.
Lugar: 
Centro Cívico de Vilanova i la Geltrú. Plaça de l'Associació d'Alumnes Obrers, 1 08800 - Vilanova i la Geltrú (Barcelona)
Dirigida por: 
Fundación Casa del Tibet con el apoyo de la Diputación de Barcelona
Aportación: 
Entrada libre
Contacto: 
+34 938140000 cooperacio@vilanova.cat