Casa del Tibet

LA VANGUARDIA: China apoya deportación de uigures: "no son refugiados, son contrabandistas"

LA VANGUARDIA: China apoya deportación de uigures: "no son refugiados, son contrabandistas"

Política | 10/07/2015 - 11:30h

Pekín, 10 jul (EFE).- El Gobierno chino respondió hoy a las críticas de terceros países y de organizaciones de derechos humanos sobre la deportación de cien musulmanes de etnia uigur a China desde Tailandia, al defender que "no se tratan de refugiados", como dicen los críticos, sino que son "contrabandistas".

"Algunos países y fuerzas extranjeras ignoran los hechos y hablan de esos contrabandistas ilegales como si fueran refugiados, haciendo acusaciones sin ninguna base contra la cooperación entre China y Tailandia", manifestó hoy la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying.

Preguntada en rueda de prensa, Hua consideró que "se está politizando el asunto".

"Se trata de una cooperación normal entre ambos países para combatir la inmigración ilegal y el contrabando", defendió Hua al restar importancia a la deportación de estos ciudadanos de la minoría turcomana del noroeste de China.

Las autoridades tailandesas confirmaron ayer que el grupo de uigures, que fue detenido en territorio tailandés el año pasado durante su viaje con destino a Turquía, fue enviado a China tras negociaciones a tres bandas con Pekín y Ankara.

Ello provocó denuncias de múltiples organizaciones como Human Rights Watch (HRW), que alertó de que los uigures se enfrentan a la persecución en China, o del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"China y Tailandia descubrieron que un grupo de chinos de una minoría étnica fueron a Tailandia a través de varios canales y se quedaron de manera ilegal. Tras una investigación conjunta, descubrimos que esas personas eran contrabandistas", explicó Hua, quien defendió que la lucha contra este tipo de delitos forma parte de la legislación internacional.

Hua también comentó los ataques ocurridos en Turquía contra "tailandeses y chinos", y aseguró que el Gobierno chino está muy atento a las acciones que realizan Ankara para proteger a ciudadanos extranjeros en ese país.

La portavoz de Exteriores china consideró que todo ello se debe a "una conspiración de algunas fuerzas" para socavar la seguridad y la estabilidad de China, al tratar de "interferir en los asuntos internos" del país asiático bajo el pretexto de la religión y los asuntos étnicos.

El Congreso Mundial Uigur, una ONG con sede en Alemania, ha expuesto otra versión de lo ocurrido al denunciar que los uigures tuvieron que huir de la represión en China.

La minoría uigur, una comunidad emparentada con pueblos de Asia Central que profesa la religión musulmana, vive en la región noroccidental de Xinjiang, uno de los actuales polvorines étnicos de China junto al Tíbet, donde las tensiones entre los uigures y las autoridades son comunes.

Pekín acusa a grupos islamistas e independentistas uigures de ser responsables de la violencia, si bien portavoces de esta minoría en el exilio la atribuyen a la discriminación ,y represión política y religiosa por parte del régimen.

Grupos uigures en el exilio niegan además la existencia de grupos terroristas en la región como el Movimiento del Turquestán Oriental, al que Pekín ha atribuido la mayoría de atentados ocurridos tanto en Xinjiang como en otras partes del país, si bien no consta que el grupo los reclame.

Data noticia: 
Saturday, July 11, 2015
Type: 
Altres notícies