Casa del Tibet

EL PERIÓDICO: Los blogueros chinos más mordaces ablandan sus publicaciones China mantiene e innova su sistema de vigilancia en la red a pesar de las demandas de EEUU y Europa

EL PERIÓDICO: Los blogueros chinos más mordaces ablandan sus publicaciones China mantiene e innova su sistema de vigilancia en la red a pesar de las demandas de EEUU y Europa

Varias personas utilizan los ordenadores de un cibercafé para conectarse a Internet en Pekín, evitando así usar su código IP.

HOW HWEE YOUNG / EFE

Varias personas utilizan los ordenadores de un cibercafé para conectarse a Internet en Pekín, evitando así usar su código IP.

 

 

ELISENDA REINÉS / BARCELONA

MARTES, 14 DE JULIO DEL 2015 - 14.00 H

A quilómetros de España navegar por Internet, algo que se ha convertido tan rutinario y sencillo para la mayoría se complica cada vez más en China; un país etiquetado como uno de los gigantes tecnológicos, con más de 650 millones de internautas y donde operan importantes compañías internacionales.

Mientras en las portadas de los diarios toman relevancia elciberespionaje –e incluso la ciberguerra para los más alarmistas– y del manejo o más bien vigilancia, que los gobiernos del llamado primer mundo quieren ejercer sobre sus vecinos y conciudadanos se extrapola mucho más allá en el gigante asiático. En estos últimos años, más si cabe en los últimos meses, el gobierno del presidente Xi Jingping ha incrementado el control que ejerce sobre las redes sociales desde que en el año 2009 el régimen impuso la prohibición sobre el gigante Facebook tras los conflictos en Xinjiang, una censura en toda regla que ni siquiera el acercamiento de su fundador –Mark Zuckerberg– pudo solventar a pesar de llegar a recomendar a sus empleados que leyeran 'La gobernanza y la administración en China' un libro que recoge discursos y entrevistas del mandatario .

En el país más poblado del mundo las redes sociales como Facebook,Youtube o Twitter están sometidos al control; solo unos pocos internautas acceden a ellas mediante servidores VPN (virtual prívate network) una red virtual privada que les permite ocultar ladirección IP y navegar como si lo hicieran des de otro país.

Este fin de semana, ha sido la cadena británica BBC quien ha sacado a relucir de nuevo la problemática existente alrededor de la acuñada como la 'Gran Cibermuralla', el sofisticado sistema informático manejado por miles de vigilantes y programadores de la Policía, para filtrar y controlar los portales de lo que las autoridades determinan como contenido “políticamente sensible”. BBC Trendings recuerda como hace un par de años en el equivalente chino de Twitter –Sina Weibo– podían leerse a diario incontables críticas, historias y rumores de escándalo político que ahora apenas se encuentran.

En mayor medida se trataba de denuncias de corrupción que fueron destapándose y viajando por la web, muchas de ellas en Sina Weibo, después de que en verano del 2012 saliera a la luz el caso particular de un funcionario del gobierno que fue condenado y llevado a la cárcel a raíz de las críticas y evidencias que se recopilaron con lo que podría considerarse la acción comunitaria de los ciudadanos. Tras este incidente particular hasta mediados de 2013 y según la evaluación independiente del periodista australiano Angus Grigg del Australian Financial Review, corresponsal en China, las denuncias pasaron de 104 a 299; un incremento que dio un vuelco en 2014 donde a penas llegaban a las 51.

En el artículo 'Has China silenced its bloggers?', la cadena BBC apunta que podría ser la ley introducida en 2013 para evitar esta difusión de “rumores” en línea la causante de esta olvido dereivindicación de los ciudadanos, amenazados con enfrentarse hasta a tres años de cárcel si sus mensajes se compartían más de 500 veces en Sina Weibo, al contrario que en España, cuya tendencia general es intentar que nuestro mensaje alcance la mayor difusiónposible ern un momento donde la tensión política y los movimientos ciudadanos crecen por momentos, en China el gobierno ha conseguido ser más fuerte con la estrategia más tradicional: la autocensura. 

Así lo confirmaba al mismo medio el periodista y blogger asentado en Beijing Tommy Wen, quien ha visto cerrada su cuenta de Sino Weibo decenas de veces sin que las autoridades contactaran con él o le dieran razones. Wen sospecha que en su caso el motivo de ‘censura’ fueron los mensajes sobre el Dalai Lama y la Plaza de Tiananmen, temas relacionados directamente con aquellos que critican al autoritario régimen de Pekín, reivindican la independencia del Tibet o denuncian los abusos contra el ilegalizado culto 'Falun Gong' a los que en estos días podríamos añadir los conflictos relacionados con la minoría de los uigures. Temas diana para la 'Gran Cibermuralla'.


LOS FAMOSOS TAMBIÉN ACALLADOS

Otra evidencia algo más anecdótica, apunta la cadena, es el efecto que ha tenido en la nueva generación de bloggers superestrella” muchos de ellos ferozmente críticos con las autoridades que han dado una giro inesperado a sus costumbres y de repente han perdido su debilidad por la controversia. Uno de los más mordaces contra el gobierno sería el novelista multifacético Han Han conocido por su escepticismo y sus línea afilada contra el Gobierno chino llegando a tacharlo de “hipócrita” y poniendo de relieve lo que él consideraba los abusos medioambientales de su país, directamente y sin tapujos. Un caso singular pues progresivamente las detraccionesse fueron apaciguando y ahora son temas ‘blandos’, neutrales, y sus perros quienes ocupan su muro personal.

Aunque en el caso de Han parece ser que aun no está del todo claro si el gobierno interpuso o no presión directa, otro importante blogger que también ha moderado su discurso es Charles Xue –seguido por más de 12 millones de internautas– quien sí tuvo que verse en lostribunales y tuvo que admitir des de la cárcel para la televisión China que había estado difundiendo mensajes “irresponsables”a través de sus redes; considerado para muchos uno de los peoresabusos de represión en Internet por parte de las autoridades.

Por el contrario, otros bloguers han saltado a la fama y han sidoreconocidos oficialmente por el Presidente Jingping como "ejemplos ha seguir" precisamente por alabar las gestiones y el trascurso diario de la actividad política del ejecutivo como es el caso de Hua Qianfang, un granjero de 36 años convertido en uno de los blogueros más influyentes del páis, que ha llegado a sikucutar a reconocidas figuras del mundo del arte y la literatura que "sirvan a los fines del socialismo y no sean esclavos de los mercados", dijo en un acto oficial el pasado octubre. Un ejemplo de quienes están al otro lado de la orilla, en el bando "lícito" o como dice el diario digital El Confidencial, quienes desde sus redes realizan periodismo ciudadano al servicio del proletariado.

BARRERAS AL PROGRESO

Un abuso que ha llegado a ser denunciado no solo por los internautas sino también por personalidades destacadas de Europay Estados Unidos que temen que su capacidad para hacer negocios en China podría verse significativamente comprometida, según muestran diarios como The Washington Post. Un control que trasciende pues a los usuarios chinos y ha llegado a ponerse sobre la mesa también en la Cámara Europea de Comercio donde el año pasado se criticaba la enorme cantidad defiltros sobre contenidos lícitos que impiden la fluidez en eltráfico de informaciones y el control excesivo sobre los correos que por otra parte también ha sido denunciado por importantes investigadores y profesionales de diversa índole como una barrera a la innovación y al tráfico de ideas.

A la espera de una nueva ley de seguridad nacional –que ya ha sido criticada por la ONU– por su alcance “extraordinariamente amplio” no parece probable que de momento pueda verse un resurgimiento de los bloggers críticos en ese país ni una transigencia de la 'Gran Cibermuralla', una cuestión sobre la que las autoridades guardan estricto silencio. BBC Trending, como muchos otros, ha intentado contactar con el gobierno pero aun no ha tenido respuesta.

 

Data noticia: 
Wednesday, July 15, 2015
Type: 
Altres notícies