Casa del Tibet

Notícies

ABC: Cinco tibetanos más se queman a lo bonzo para protestar contra China

ABC: Cinco tibetanos más se queman a lo bonzo para protestar contra China

Leer original: Cinco tibetanos más se queman a lo bonzo para protestar contra China

Desde 2009 se han registrado más de 80 inmolaciones para reclamar la independencia del Tíbet y el regreso del Dalai Lama, exiliado en la India

PABLO M. DÍEZ / CORRESPONSAL EN PEKÍN

Día 27/11/2012

Cinco tibetanos más se han quemado a lo bonzo durante los últimos días para protestar contra lo que consideran la ocupación china, elevando a más de 80 las inmolaciones de este tipo registradas desde 2009.

Según informa el Centro Tibetano para los Derechos Humanos y la Democracia (TCHRD, en sus siglas en inglés), los suicidios han tenido lugar en zonas tibetanas de las provincias de Gansu, Sichuan y Qinghai. En esta última región, además, permanecen hospitalizados al menos 20 estudiantes heridos en un choque contra la Policía que tuvo lugar el lunes en la prefectura de Hainan. A tenor de la emisora Radio Free Asia, un millar de estudiantes se manifestaron por la distribución de unos panfletos en el Instituto Médico de Tsolho que condenaban las inmolaciones como «actos de estupidez».

Desde mediados de noviembre, las autoridades chinas han reforzado sus intentos por parar las inmolaciones a lo bonzo, castigando a los familiares de los suicidas y obligando a los tibetanos a firmar unas declaraciones escritas prometiendo que no se quemarán por el Dalai Lama, exiliado en la India.

Entre los últimos fallecidos figuran una monja y pastores nómadas de entre 19 y 30 años
Entre los últimos fallecidos figuran una monja y pastores nómadas de entre 19 y 30 años, que han decidido quitarse la vida de forma tan dolorosa para reclamar la independencia del Tíbet y exigir el regreso de la máxima figura religiosa del budismo. Los grupos pro-tibetanos denuncian que, para impedir que sigan propagándose las inmolaciones a lo bonzo, la Policía ha cortado internet, aumentado la represión y «pinchado» los teléfonos. Como el autoritario régimen de Pekín mantiene el Tíbet cerrado a los medios y observadores extranjeros, resulta difícil corroborar estas informaciones.
La tensión ha venido creciendo en el Tíbet desde el último estallido de violencia en 2008, cuando unos gravísimos disturbios incendiaron Lhasa y otras áreas tibetanas meses antes de los Juegos Olímpicos de Pekín. Según las autoridades chinas, murieron una veintena de personas, entre los que había 18 civiles de la mayoritaria etnia «han» que fueron linchados y quemados vivos. Pero, a juicio del Gobierno tibetano en el exilio, los disturbios y la represión posterior se cobraron 203 vidas.

Bajo control chino
Como cualquier otra zona fronteriza, el Tíbet ha estado bajo control chino desde el siglo XIII dependiendo de la fuerza de sus sucesivos imperios. En 1911, coincidiendo con la caída del último emperador y la debilidad de la República China, el Tíbet alcanzó su independencia de facto hasta que Mao Zedong lo reconquistó en 1950, justo después de la guerra civil y la fundación del nuevo Estado comunista. Nueve años más tarde, el entonces jovencísimo Dalai Lama se exilió en la India, donde en 1989 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

Desde entonces, se calcula que se han exiliado unos 200.000 tibetanos, la mitad de ellos en la India, y que 1,2 millones de personas han fallecido como consecuencia de la represión china. Aunque las autoridades chinas demonizan al Dalai Lama, al que acusan de terrorista separatista, éste ha modulado su discurso y ya no pide la independencia del Tíbet, sino mayor respeto para su religión y cultura.

Data noticia: 
Dimecres, 28 Novembre, 2012
Tipus: 
Altres notícies